Cuatro cualidades del Coaching

Presencia, atención, comunicación y reflexión: los parámetros básicos del coaching.
Sobre la presencia y la atención

Mucho se ha hablado de la presencia, sin embargo, considero que es importante reverla seguidamente, ya que tenemos la tendencia a que nuestra mente se pasee por el pasado y por el futuro rehuyendo del momento presente.

Estar presente significa estar en el aquí y ahora, atento a lo que sucede fuera y dentro de mí en el mismo momento que sucede. Creo que una forma bastante habitual de definir este momento presente es cuando alguien dice que está alineado corporal, emocional y mentalmente, y eso sólo puede ocurrir a cada instante en el que se está atento.

¿Cómo poder estar en presencia? La atención en el cuerpo es una técnica muy útil. Sentir el cuerpo, sus apoyos, sus sensaciones, atender la respiración… El cuerpo no está ni en el pasado ni el futuro, está aquí y ahora, por tanto, llevar el pensamiento hacia lo que está sucediendo en el cuerpo es un recurso útil. Y de lo que se trata es de sentir lo que estoy sintiendo sin emitir juicio alguno, intentando estar con lo que sucede me guste o no me guste. Y si me «descubro» juzgándome, dándome indicaciones de si está bien o mal sentir o pensar así, sólo darme cuenta de que eso está sucediendo y volverme cariñosamente a «observar» lo que sucede despojado de valoración.

Acerca de la comunicación y la reflexión

Cuando hablo de comunicación, en relación al Coaching de PNL, me refiero al vínculo que se establece entre el cliente y el coach;  las palabras, los gestos y los silencios que hacen que pueda darse el intercambio. Preguntas y respuestas, emociones que afloran, posturas corporales y silencios van dando forma a la sesión de modo tal que el cliente pueda explorar el tema que le ocupa.

Esta posibilidad de explorar anima a la reflexión, a poder «ver» la situación desde diferentes ángulos con la finalidad de descubrir nuevos caminos que ayuden a la resolución del problema. Desarrollar una mente crítica, abierta a lo nuevo, siempre fresca.